jueves, 12 de abril de 2012

Victorianismo sin Victoria



Por "El Halcón" Hodson

Muchas son las razones por lo que la era Victoriana es considerada la época de oro del Imperio Británico. No solo la estabilidad económica y social se dio en una época donde las desigualdades sociales eran tan grandes como los avances científicos, sino que la enorme explosión de avances en la producción, las comunicaciones y los transportes permitieron la existencia de un gobierno colonial a nivel global, facilitado por la capacidad de mejorar el tiempo de respuesta de todos sus gobiernos regionales.

En una época en la que los grandes imperios modernos crecieron y se expandieron por los cinco continentes poblados por el hombre, el victorianismo se convirtió rápidamente en el espíritu de la época. La idea del progreso y el dominio del tiempo a través de una mayor eficiencia en el transporte y la producción era una constante entre todas las naciones del mundo, y aquellos que tenían el poder de echar al vuelo grandes empresas tecnológicas y de conquista, tenían asegurado un futuro brillante en el ámbito internacional.

La era victoriana fue sin duda él bombillo que hizo brillar el siglo de las luces. Es la época en la que los grandes gobiernos ponen la visión en el futuro y en el presente como un momento inmediato al cual se puede aspirar en bonanza y desarrollo.


Para aquellos que viven en países del primer mundo, es muy sencillo imaginar un pasado glorioso que no dejo de serlo y que se hace presente a través de una realidad y avance tecnológico alternativo. Ya sea un mundo de vapor o de naciones en guerra mundial, el imaginar ese momento de gloria pasada no supone un esfuerzo especialmente difícil.

Pero me atrevo a decir que para aquellos que viven este tipo de retrofuturismo desde la perspectiva del tercer mundo, debe de ser un poco más complicado imaginar un pasado glorioso desde el propio pasado distante del siglo XIX. Basta con recordar que la era victoriana fue la era del colonialismo. El retrofuturismo steampunk de la era victoriana en Inglaterra debe de ser diametralmente diferente al de un Latinoamericano, por ejemplo, al menos en las ideas. Esto suele verse reflejado en la escasa cantidad de producción retrofuturista originada de estos países de America Latina utilizando su propio pasado en comparación con la enorme parafernalia basada en países como Inglaterra, Francia, Alemania, España, Estados Unidos, Rusia, China, Japón o Italia, quienes estaban más a la vanguardia en cuanto a la colonización se refiere.



El pensar en una época victoriana gloriosa en países como México, que enfrentaba una etapa de cambios intestinos en su formacion, debe de ser un poco mas difícil para personas que tratan de enlazar una época con otra. El siglo XIX fue la epoca en que Mexico nacio como país independiente en un continente que comenzaba a desprenderse del dominio de Europa y donde las fronteras de las nuevas naciones de America empezaban a darse forma. Para 1821 Mexico apenas había alcanzado su independencia, e intentó un primer gobierno imperial en la figura de Agustin de Iturbide, primer y único Emperador reconocido por el gobierno de Mexico y que posteriormente seria exiliado por sus propios colaboradores independentistas por desacuerdos políticos y sociales, lo que a la postre daría origen a la primer republica mexicana. 

Es en este punto en el que la independencia de Mexico representa la independencia para ocho países diferentes. Después de la caída del Primer Imperio de Mexico, se declaró la independencia de Guatemala, Belice, Honduras, El Salvador, Costa Rica, Nicaragua y las repúblicas de Yucatán y Chiapas, que se reanexionarion a la republica de Mexico posteriormente, además de que el país aun conservaba los territorios de Texas, Nuevo Mexico y California, en el norte.

Mientras que naciones como Inglaterra, Francia, Alemania y Estados Unidos, experimentan un auge económico, tecnológico y militar, Mexico apenas comienza a forjarse una identidad  en la que los primeros intentos de nación eran lidereados por militares mas que por estadistas. Ejemplo de ello fueron los once mandatos no consecutivos del general Antonio Lopez de Santa Anna, en cuyo gobierno se dieron ajustes a la política interna y externa del país tan disparatados como el cobro de impuestos basado en las puertas y las ventanas que tuviera cada casa, hasta situaciónes realmente graves de política exterior como la guerra contra Estados Unidos en 1846 y 1848 que fueron impulsadas primero con la separación de Texas y que motivo posteriormente la campaña que terminaría en el Tratado de Guadalupe-Hidalgo por el que se cedían los territorios posteriormente conocidos como California, Nevada, Utha y Nuevo Mexico y partes de Arizona, Colorado, Wyoming, Kansas y Oklahoma a los Estados Unidos por una cantidad irrisoria de 15 millones de dólares que equivalían a comprar mas de la mitad del territorio Mexicano.

Posterior a esto y tras el derrocamiento de Santa Anna, se reformula la Carta Magna Mexicana y se inicia el periodo de Reforma política tras el cual triunfa el estado federalista, al mando del presidente Benito Juarez, es esta refundada republica nuevamente amezada, ahora por la invasión francesa a Mexico y la creación del Segundo Imperio Mexicano, que trataría de imponer a Maximiliano de Habsburgo como emperador de Mexico.  Es durante esta guerra franco-mexicana que se da la única victoria militar importante del siglo XIX para Mexico ya como nación. El cinco de Mayo de 1862, las fuerzas mexicanas se enfrentaron a las tropas francésas a las afueras de la ciudad de Puebla, bajo el mando del General Ignacio Zaragoza, y lograron vencer a los invasores. A partir de ese momento el pueblo de Mexico se lleno de un espíritu renovado en su resistencia contra los invasores. Las constantes guerrillas que fueron minando al ejercito francés y el cambio en el escenario europeo permitio que Mexico saliera triunfante de la guerra de intervención francesa en 1867.
El debilitado estado mexicano pasó por nuevos movimientos militares y políticos que desembocaron en la dictadura del general Porfirio Diaz desde 1876 hasta 1910 y que irónicamente terminaría siendo el momento de mayor crecimiento económico y tecnológico del país. Curiosamente, este es el punto en el que muchos steampunks mexicanos toman para basar su estética y sus personajes. Un periodo que mas se le asocia a inicio de la revolución mexicana de principios del siglo XX, es como una llamada tardia a unirse al espíritu de renovación tecnológica e industrialización que llevaron a cabo las potencias europeas. El mexicano de la época final del siglo XIX concebia muchos elementos del progreso de la herencia cultural y tecnológica que habían dejado detrás los franceses, quienes fueron una presencia importante en el desarrollo del país durante ese siglo. Tanto la moda como el estilo de vida, la gastronomía, el estilo de educación, política, economía y tecnología devenia del estilo francés.



Además de esta importante influencia, nos viene también un fenómeno de revisionismo histórico refundado. En el mundo de las realidades paralelas, el mexicano concibe también al personaje steampunk del viejo oeste como propio aprovechando lo débil de las fronteras políticas durante el periodo de la colonización estadounidense del lejano oeste. Se crean estados independientes o territorios nuevos que comprenden partes de estos estados perdidos. El steampunk mexicano reinventa la tecnología y la moda de la época pero también reinventa la historia y le permite una re-escritura de la historia y las fronteras políticas de la época. En esta visión del retrofuturismo es Mexico mas glorioso de lo que fue y su poderío económico y militar esta mas a la par de su espíritu indomable.  La resistencia en la mentalidad de la época se reinventa en el retrofuturismo mexicano al darle nueva vida a la idea de “¿y si hubiera sido diferente?”.

Recordar las partes difíciles de nuestras historias suele ser doloroso considerando que muchas de estas naciones y territorios tuvieron una época Victoriana sin Victoria, ya sea la reina o el concepto de ganar. La ventaja del retrofuturismo es que se puede crear un pasado-presente diferente, donde no solo la cultura y la tecnología tomaron un camino diferente, sino que también la historia ha cambiado. Así pues el retrofuturismo, que pareciera destinado a la elite del primer mundo, se convierte en la nueva oportunidad de los países del tercer mundo para crearse un pasado glorioso a través del presente.

Simplemente hay que mirar hacia los tipos de personajes que crean los latinoamericanos en comparación con los europeos y estadounidenses. Mientras que las especialidades en los personajes de estos últimos son básicamente Caballeros/Ladys, Aventureros, CientíficosIngenieros y Caza-monstruos, en Mexico tenemos además de los ya mencionados, Sacerdotes, Generales, Mercenarios, Vaqueros, SheriffsIndígenas Progresistas, Estadistas y Predicadores. Estos personajes, no solo diferentes, están también mas ligados a nuestro pasado directo y refleja perfectamente las clases sociales y oficios desarrollados en aquella época. Es durante este periodo donde se forma el sentido de identidad del siguiente siglo y los mexicanos steampunks mas innovadores miran hacia su propio pasado en lugar de mirar hacia el pasado euro/estadounidense en un afán de reivindicar esa historia de derrotas y perdidas que fue el siglo XIX para esta nación.

Esta tendencia a cambiar el pasado, para volver a los países del tercer mundo más competitivos, puede ser el secreto del éxito de los retrofuturismos en estas naciones. Tan solo en América Latina el steampunk se ha extendido de manera casi virulenta en la mente de los entusiastas sin ningún tipo de publicidad mas allá de la que hacen los propios steamers entre sus allegados y los curiosos que encuentran esporádicamente.

Aunque los países antes mencionados vivieron el Victorianismo sin Victoria, el steampunk en particular les ha dado la revancha histórica-literaria a los países antes explotados por el espíritu del Colonialismo Europeo. La transformación de vencidos a ganadores es lo que impulsa a la revolución de las ideas en la mente de los seguidores del retrofuturismo. Al final de cuentas la imaginación sigue siendo el combustible de la mente y la pasión el motor de nuestro espíritu. 




"El Halcón" Hodson es columnista de "El Investigador" desde el mes de Agosto. 
Ex-Administrador del foro Steampunk México y Capitán de la "S.P.M Nao China" Airship Vanguardia de la Flota de Nueva Galicia (Guadalajara, Jalisco), para la representación de Steampunk México.
Dan Hernandez es Sociólogo de la universidad de Guadalajara e Investigador de Movimientos Sociales-Recreativos en medios Audiovisuales. ha investigado fenómenos de afición como el Anime-Manga Japones, los Cómics Americanos, los Videojuegos y los Retrofuturismos desde la perspectiva de las Ciencias Sociales.   




















Esta entrada también aparece en inglés en el blog de  "Beyond Victoriana Multicultural Steampunk" 

“Best Blog” in the 2012 Steampunk Chronicle’s Readers Choice Awards

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada